Family1.jpg
Visión

La perspectiva que esta Fundación provee a la Familia es concentrar su interés en quienes buscan sinceramente la salida y ayuda para resolver los conflictos que confronta diariamente.

Por cuanto estamos convencidos de la gran ignorancia y flaqueza que existe en las personas, acerca de la idea de la vida familiar, es que se proyecta este tipo de visión, proveyendo herramientas espirituales que puedan fortalecer, enriquecer, animar, orientar y aconsejar al matrimonio.

Vale decir, que si nuestra sociedad tuviera un conocimiento de ciertos principios básicos de lo que implica, es probable que la familia estaría mucho más resguardada de los peligros a que se ve enfrentada y afectada.

Esta Fundación busca anhelosamente satisfacer las expectativas fundamentales de la familia como base de la sociedad tal cual fue el propósito y plan divino en sus orígenes. Vale decir, que estamos comprometidos con absoluto convencimiento, de que no es posible tener una comunidad fuerte, pujante y madura sin la valiosa participación de la familia.

Para eso, necesitamos una clara posición frente a estos valores que escasean seriamente en nuestra cultura, pese a los muchos esfuerzos que hacen diferentes instituciones religiosas y seculares por mantener los verdaderos principios espirituales de la vida práctica que sostienen esta importante célula de la sociedad.

El valioso paradigma que nos da Jesús en su ministerio en el mundo, nos provee esta misma perspectiva como uno de los principios espirituales, y objetivo de gran valor en su obra.

Cristo desarrolló una buena parte de su vida en medio de familias: la casa de Pedro, Felipe y Andrés en la ciudad de Betsaida, la familia de Zebedeo, la familia de Lázaro en Betania, la familia de Zaqueo, hombre rico de Jericó, otras... y su propia familia con José y María en Nazaret. Ellos son muestras valiosísimas de este esfuerzo del Señor por hacernos ver con objetividad el deseo de mantener en constante perspectiva a la Familia como un todo en donde descansaría en lo práctico del Reino de Dios…

En las palabras de Cristo encontramos no sólo respuestas y consejería sana sino lo más importante: Soluciones para la Familia.

Lo que tenemos que entender, es que: El matrimonio es algo más que la unión de dos personas que están deseosas de vivir juntas para siempre.

Dietrich Bonhoefer, hallándose en una prisión nazi escribió una vez un sermón de bodas para una sobrina que estaba por casarse y en el decía: “El matrimonio es más que simplemente vuestro amor del uno por el otro. Tiene una dignidad y poder más altos, pues en la Santa Ordenanza de Dios por medio de la cual Él desea perpetuar la raza humana hasta el fin del tiempo. En vuestro amor os veis solamente a vosotros en el mundo, pero en el matrimonio sois un eslabón en la cadena de las generaciones, que Dios hace venir y pasar a su gloria y llama a su Reino. En vuestro amor veis solamente el cielo de vuestra felicidad, pero en el matrimonio estáis colocados en un puesto hacia el mundo y la humanidad. Vuestro amor es vuestra posesión privada pero el matrimonio es más que algo personal, es un estado, un oficio…”